viernes, 1 de mayo de 2015

Porsche y la Formula 1

4ª Parte Porsche Indy 1980



La siguiente aparición de un monoplaza Porsche llegaría 18 años mas tarde.  En 1979 la marca de Stuttgart anunciaba su vuelta a la competición de monoplazas, en EE.UU su principal mercado, y en la competición más importante, la Indy Car, la F1 americana. 
Fiel a su política de no involucrarse al 100% en los proyectos de competición, elige como socio al equipo Interscope Racing, que ese mismo año se había proclamado vencedor de las 24 de Daytona con un 935 conocido como el coche de “Dark Vader”, con Ted Fiel, Hurley Haywood y Danny Ongais como pilotos.




De este coche y de las 24 Horas de Daytona ya hablaremos largo y muy tendido en este blog en el que repasaremos con amplitud la carrera y de las 22 victorias de Porsche en la misma.

Las estrictas reglamentaciones de la Indy, en la que todos los chasis eran prácticamente iguales hacen que Porsche recurra a Parnelli, habitual proveedor de chasis para el campeonato americano, para la construcción del mismo, un monocasco de aluminio. El chasis seria el 031.




El motor partiría del 935 Moby Dick, rebajado a 2600 cc, que era lo máximo permitido por la Indy para los motores sobre alimentados.




El 6 cilindros de 24 válvulas con inyección electrónica (dos por cilindro) seria refrigerado por agua, algo que no volvería a suceder hasta la llegada de los 996 en 1999 y que marcaría un antes y un después en la marca. El uso de metanol como combustible en la Indy y las altas temperaturas que este producía hacían inviable un “air cooled”. La revista AutoWeek anunciaba el 31 de diciembre de 1979 la entrada de Porsche en la Indy.




Y Porsche lanzaba uno de sus típicos porsters.




El coche abandonaba el negro habitual del equipo Interscope, por el color blanco como base y con Panasonic y Goodyear como patrocinadores.






El piloto elegido fue el ganador de Daytona Danny Ongais.




Piloto habitual de la marca.




Porsche mantuvo bastante en secreto su entrada en la Indy, cuenta la leyenda que en unos ensayos privados y cerrados a cal y canto en el circuito de Ontario (replica de Indianápolis), el coche pulverizo todos los records de la pista dando una potencia de 904 caballos.




Este fue un rumor que corrió como la pólvora en la USAC y la CART, las asociaciones que organizaban el campeonato, y a donde de inmediato empezaron a llegar todo tipo de presiones en contra de una más que probable supremacía de Porsche en el campeonato de los campeonatos americanos, si Porsche ya arrasaba en las pruebas de resistencia como Daytona y Sebring y visto lo que paso en la Can Am con el 917/30, solo les faltaba ahora que cayera la Indy y sobre todo sus “sagradas” 500 millas de Indianápolis. La presión por parte de la CART que entre otras cosas era dueña y organizaba las 500 millas, y que seguramente era el principal objetivo de Porsche (fijaros en el poster del campeonato que fecha esta remarcada), dio resultado.

A un mes del inicio del campeonato y en una decisión de juzgado de guardia, se introducia una modificación en el reglamento. El motor alemán era de 54 pulgadas, un “pelín” más grande que los Ford, Chevrolet y demás proveedores yankies de la Indy, la nueva reglamentación ponía un limite máximo de 48 pulgadas a solo un mes de la primera carrera.




La respuesta de Porsche fue lógicamente la de abandonar el campeonato, al no tener margen maniobra ni poder montar un motor mas pequeño.

No se sabe que hubiera pasado, pero sin duda alguna esa decisión cambio en parte la historia de la marca, quien sabe si de salir victoriosos, el paso a la F1 hubiera sido factible o más fácil, cuatro años más tarde un motor Porsche ganaría el campeonato de F1, pero esa es ya otra historia que vendrá mas tarde.

EL trabajo no cayo en balde ya que fue la base de los futuros motores de los 956 y 962 que marcarían una leyenda.

La maqueta que nos ocupa es de True Scale.




Fabricante de gran calidad, aunque precisamente los acabados de esta no están muy acordes con su elevado precio.







Que fue del coche?

El coche fue desmantelado y usado como piezas por parte del equipo de Ted Field propietario de Interscope, hasta que a principios de los 90 fue adquirido por Wayne Jackson, quien confío a Gunnar la restauración completa del coche. Una vez inmaculado sería adquirido por Matt Drendel que lo volvió a enseñar al mundo en el concurso de elegancia de Amelia Island en 2008.











Drendel falleció en el 2010 y su colección, una de las mas importantes de Porsche en los EE.UU se va vendiendo poco a poco, en el 2012 salio a subasta el Indy.





Pero que fue del Interscope y de Ongais??

Pues se las arreglaron como pudieron para meter un Coswort en uno de los chasis desechados para el Porsche y apenas pudieron correr tres carreras del campeonato.
En 1981 volvieron a vestir el negro.





El las 500 millas de indianapolis el Hawaino de Danny se pego uno de los talegazos mas impresionantes de la historia de las 500 millas.




Danny se partió las dos piernas, los dos brazos, las caderas, múltiples costillas y un sinfin de cosas más, pero milagrosamente sobrevivió. Si la foto impacta el vídeo ya ni os cuento.




Ya hemos visto tres monoplazas, continuara.




No hay comentarios:

Publicar un comentario